¿Por qué son críticas en un equipo ágil las llamadas habilidades blandas o “soft skills”?

 

Los proyectos complejos necesitan de personas y equipos capaces de superar retos con equilibrio y salir fortalecidos de la experiencia.

Personas y equipos que habrán de superar retos inesperados y de gran alcance; que posean las competencias necesarias para asegurar el cumplimiento del proyecto.

Cuando abordamos proyectos complejos debemos asumir que entre el cliente y el equipo/empresa se da un acuerdo tácito que podríamos asumir en este pequeño diálogo, no siempre verbalizado:

Cliente:

“Necesito poner en el mercado un nuevo concepto nuevo e ir desarrollando su valor según vaya evolucionando el mercado y entorno externo e interno en el que se desenvuelve.

Para ello necesito un equipo/empresa que esté en las mejores condiciones para abordar el proyecto a pesar de las condiciones de incertidumbre en el que se desarrolla.”

Equipo/empresa:

“Podemos apoyarte en este proceso porque…

Nuestro entorno de trabajo facilita la expresión máxima del talento de las personas, apoyado en herramientas que mejoran la eficiencia.

Nuestro modelo de relación con el cliente está basado en un feedback continuado que facilita la aportación de valor de forma continua.

Porque estamos concentrados en que el producto/servicio funcione y le aportaremos únicamente la documentación que aporte valor al negocio.

Porque tenemos la capacidad de respuesta necesaria a los cambios de mercado/entorno en el que va a evolucionar el concepto que vamos a abordar.

Porque lo hacemos con el máximo nivel de excelencia.”

 

Son afirmaciones de gran profundidad, alineados con el “Manifiesto ágil*,  que debemos apoyar con comportamientos consecuentes. Para ello habremos de abordar internamente una labor eficiente, continuada y sistemática que produzca en el equipo/empresa los siguientes valores concretados en comportamientos:

  • Compromiso: Las personas que forman el equipo empresas se comprometen con los objetivos del cliente.
  • Foco: Todas las personas que forman el equipo/empresas están enfocadas en facilitar producir lo comprometido en cada relación periódica (iteración) con el cliente o su representante dentro de la empresa.
  • Transparencia: Todas las personas que forman parte del proyecto (y personas interesadas) compartirán todos los datos, acciones e información necesaria para el buen fin del proyecto.
  • Confianza: La persona/equipo/empresa/cliente creen que serán capaces de actuar de forma adecuada en cada situación a la vez que consideran el margen de error-riesgo controlado, implícitos en proyectos complejos.
  • Respeto:  Por el valor aportado de cada persona, que se concreta en la libertad necesaria que toda persona necesita para llevar a cabo su compromiso-propósito.

Los profesionales de todos los niveles o roles, se han formado en competencias de índole técnica relacionadas con el ejercicio de su actividad profesional. Lamentablemente, siguen siendo escasas las personas que han tenido la posibilidad de entrenarse en las habilidades para llevar cotidianamente los valores-comportamientos necesarios para asumir coherentemente la afirmación que hemos hecho al cliente, con el máximo nivel de excelencia.

Hago mías las palabras de Jeff Sutherland:

“Para que los equipos lleguen a estos tipos de comportamiento son más difíciles que puede parecer. La mayoría de los equipos evitan la verdad, la transparencia y la confianza debido a las normas culturales o las experiencias negativas pasadas de conflictos generados por comunicadores sinceros.”

“Para fomentar estos tipos de comportamiento, la administración ágil debe proporcionar un entorno de apoyo, los entrenamientos del equipo deben facilitar su inclusión y los miembros del equipo deben mostrarlos. Sólo entonces podrán lograr los equipos todo su potencial.”

¿Cuál es el marco en el que debemos centrarnos para que dichos valores-comportamientos emerjan?En el entorno psico-laboral el marco que agrupa las competencias necesarias para abordar retos con equilibrio y salir fortalecidos por la experiencia recibe el nombre de “Resiliencia”.

En el cuadro, observamos que ha dos líneas diferenciadas de intervención:

  • Sobre el ambiente en el que trabaja el equipo-empresa
    • Incidiendo en la “Construcción de Resiliencia en el Entorno”, de forma que propiciemos:
      • Establecer y transmitir expectativas elevadas.
      • Fomentar la participación significativa.
      • Establecer y transmitir expectativas elevadas.
    • Incidiendo en la “Mitigación de Factores de Riesgo”, así habremos de:
      • Fijar límites claros y firmes.
      • Enriquecer los vínculos.
      • Practicar habilidades de convivencia.
    • Con las personas que forman parte del equipo/empresa:
      • Autoestima Consistente.
      • Moralidad.
      • Autonomía / Independencia.
      • Tolerancia a la frustración.
      • Conciencia / Introspección / Realismo.
      • Iniciativa / Afrontamiento.
      • Responsabilidad.
      • Sociabilidad.
      • Humor.
      • Creatividad.

En este post hemos abordado los valores-comportamientos son imprescindibles para asumir con coherencia el compromiso tácito que entre el cliente y nosotros se da, cuando acordamos abordar un proyecto complejo.

En próximos post, desarrollaré el significado de cada elemento, así como sus fundamentos y herramientas.

* El Manifiesto ágil, en su origen, abordó el sector del desarrollo del software a través de una serie de principio que actualmente están siendo asumidos por los demás sectores económicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *